sábado, 13 de febrero de 2010

Y yo que pensaba...




Pensar que cuando me viste pensaste que yo era inaccesible y me mirabas como se mira a esas raras esculturas multiformas, llenas de aristas y enigmáticas.

Pensar que yo te miraba y pensaba en mil millones de maneras de que, aun estando fuera de tu campo de visión, siguieras pensando en mí.

Pensar que la noche que barrimos todo ese cúmulo de pensamientos sobre posibles rechazos e incompatibilidades, esa misma noche nacieron todos los pensamientos que sobrevivieron hasta hoy…. Una eternidad de pensamientos y una sola pregunta:

Cuántas veces puede uno enamorarse de la misma persona?

1 comentario:

David dijo...

aunque el tiempo hacer restar el color a muchas cosas, sí es cierto que con una misma persona , la posibilidad de enamoramiento son...infinitas.
Un abrazo.
DAvid.