viernes, 21 de agosto de 2009

De mi consideracion...sobre escribir #5 (final)


En primer lugar, repito lo que dije anteriormente: todo el mundo tiene una buena historia que contar, y forma parte de la naturaleza humana el compartir un poco de la experiencia personal con los demás.


A medida que la pluma va trazando palabras en el papel, tus angustias desaparecen, y tus alegrías permanecen. Hace falta tener valentía para mirar en lo profundo de uno mismo, y traer lo que se ha visto hasta el mundo exterior, y hay que tener aún más valentía para asumir que, un día, lo que escribiste podrá (y deberá) ser leído por alguien.


Jorge Luis Borges dijo en cierta ocasión que en realidad sólo hay cuatro historias que puedan contarse:
A] una historia de amor entre dos personas
B] una historia de amor entre tres personas
C] la lucha por el poder
D] un viaje.
De todas maneras, a lo largo de los siglos, los hombres y las mujeres continúan recontando esas historias, y ha llegado el momento de que tú hagas lo mismo. A través del arte de la escritura, entrarás en contacto con tu universo desconocido, y acabarás sintiéndote un ser humano mucho más capaz de lo que creías.


La misma palabra puede leerse de maneras muy diferentes. Escribe “amor” mil veces, por ejemplo, y en cada ocasión el sentimiento será distinto.
Una vez que las letras, las palabras y las frases están dibujadas en el papel, la tensión necesaria para que eso ocurriera ya no tiene razón de ser.

Por consiguiente, la mano que las escribió reposa, y sonríe el corazón del que se atrevió a compartir sus sentimientos.
Si alguien pasa al lado de un escritor que acabó de terminar un texto, pensará que tiene una mirada vacía, y que parece distraído.

Pero él –y solamente él- sabe que arriesgó mucho, que consiguió desarrollar su instinto, que mantuvo la elegancia y la concentración durante todo el proceso, y que ahora podrá darse el lujo de sentir la presencia del universo, y comprenderá por fin que su acción fue justa y merecida. Los amigos más cercanos saben que su pensamiento cambió de dimensión, pues ahora está en contacto con todo el universo: continúa trabajando, aprendiendo todo lo que ese texto trajo de bueno, corrigiendo los eventuales errores, aceptando sus virtudes.

Escribir es un acto de valentía. Pero merece la pena arriesgar. Sigue adelante. Porque corresponde a los escritores escribir, a los lectores leer, y a los críticos criticar y a si susecibamente hasta el fin de los siglos.


Para ser escritor nos dicen que hay que saber scribir (cosa que aun pongo en duda) y estar un poco moribundo, a mi consideracion el verdadero escritor es aque que se encuentra entre el arte y el periodismo, mas serca del primero que del segundo. pero sin duda llego a la conclusion de qu etodos llevamos un escritor dentro, desde un niño que logra sus primeras lineas con todo la onspiracion que su edad le proporciona, pasando por los poetas y escritores consagrados ante los ojos de la historia y la sociedad lease Poe, neruda, verne, dumas y cientro treinta y cuatro escritores mas, hasta llegar a al ralea que conformamos muchos de nosotros que si bien no somos ni shakespeare ni platon, si somos lo que somos y hacemos lo que hacemos, por el simple hecho de que gente como nosotros sin editorial, marcas, agentes etc...somos escritores de la vida por que hemos aprendido a volar con las alas del alma.


A si que sigue escribiendo, sigue imaginando, sigue creando......por que al que cree todo le es posible.

1 comentario:

Ŧirє dijo...

escribir es un don...
un aqrte....unca cualidad que solo unos pocos poseen...
admiro las personas capaces de escribir y contar o crear historias...
precioso post...
un abrazo