lunes, 10 de agosto de 2009

Mi instante magico


Es necesario correr algunos riesgos. Sólo entendemos adecuadamente el milagro de la vida cuando permitimos que lo inesperado se manifieste.

La felicidad es a veces un don, pero generalmente es una conquista. El instante mágico nos ayuda a cambiar, nos empuja en la dirección de nuestros sueños. Vamos a sufrir, vamos a pasar por momentos difíciles, vamos a enfrentar muchas desilusiones, pero todo eso es pasajero, inevitable, y acabaremos enorgulleciéndonos de las marcas señaladas por todos los obstáculos. En el futuro, podremos mirar hacia atrás con orgullo y fe.


Pobre del que tuvo miedo de correr riesgos. Porque tal vez no se decepcione nunca, ni tenga desilusiones, ni sufra como los que tienen un sueño que cumplir.

Existen muchas maneras de suicidarse. Los que intentar asesinar su cuerpo ofenden a la ley de Dios. Los que procuran matar su alma también ofenden a la ley de Dios, aunque su crimen resulte menos visible a los ojos de los hombres.


Existen aquellos que preguntan a quienes apoyan la lucha, "¿Cuándo quedarán satisfechos?" Nunca estaremos satisfechos, no mientras aya por que luchar y vivir, no mientras tengamos un sueño que seguir, No nos deleitemos en el valle de la desesperación. Les digo a ustedes hoy, mis amigos, que pese a todas las dificultades y frustraciones del momento, yo todavía tengo un sueño. Es un sueño arraigado profundamente en la esperanza.



Yo tengo un sueño que un día esta nación se elevará y
vivirá el verdadero significado de su credo, c
reemos que estas verdades son evidentes:
que todos los hombres son creados iguales.


Yo tengo un sueño que mis cuatro hijos pequeños
vivirán un día en una nación donde no serán juzgados
por el color de su piel sino por el contenido de su carácter.


Yo tengo un sueño que un día cada valle será exaltado,
cada colina y montaña será bajada,
los sitios escarpados serán aplanados
y los sitios sinuosos serán enderezados,
y que la gloria del Señor será revelada,
y toda la carne la verá al unísono.


Esta es nuestra esperanza.
Esta es la fe con la que regresaré al sur.
Con esta fe seremos capaces de esculpir de la montaña
de la desesperación una piedra de esperanza.
Con esta fe seremos capaces de transformar
las discordancias de nuestra nación en una hermosa
sinfonía de hermandad.


Con esta fe seremos capaces de trabajar juntos, de rezar juntos,
de luchar juntos, de ir a prisión juntos,
de luchar por nuestra libertad juntos, c
on la certeza de que un día seremos libres.

Este será el día, este será el día en que todos los niños de Dios
serán capaces de cantar con un nuevo significado:
"Mi país, dulce tierra de libertad, sobre ti canto.
Tierra donde mis padres murieron, tierra del orgullo del peregrino,
desde cada ladera, dejen resonar la libertad".


Y cuando esto ocurra, cuando dejemos resonar la libertad,
cuando la dejemos resonar desde cada pueblo
y cada caserío, desde cada estado y cada ciudad,
seremos capaces de apresurar la llegada de ese día
cuando todos los hijos de Dios, hombres negros y hombres blancos,
judíos y gentiles, protestantes y católicos,
serán capaces de unir sus manos y
cantar las palabras de un viejo spiritual negro:
"¡Por fin somos libres! ¡Por fin somos libres!
Gracias a Dios todopoderoso, ¡por fin somos libres!"


¡Yo tengo un sueño hoy!


Martin luther king
A si que nunca dejes de soñar, se como los que sueñan cuyo rostro esta estropeado por el sudo, el polvo y la sangre, que se equivocan peor lo intentan, una y otra vez. por que solo aquellos que se atreven a soñar y a seguir su sueño conocen los grandes enticiasmos, las grandes emciones demodo que su lugar siempre estara entre los hombres y mujeres de valor.
Sueña..por que la que cree todo le es posible




1 comentario:

Elianne dijo...

Jamás dejaré de soñar y de creer en lo que quiero!

:)

Vc.